Las Navas del Marqués a 26 de septiembre de 2020   

38 visitas ahora

 

A TROTE BORRIQUERO. ACTIVIDADES
Ruta de senderismo de los Trece Roeles
  Juanjo  | 16 de mayo de 2013

Domingo, 12 de mayo. Un día agradable da la bienvenida a los 49 participantes de la primera ruta de senderismo diseñada por el Club Deportivo A Trote Borriquero. Antes de comenzar la crónica, felicitar la iniciativa de estos chicos que se han tomado en serio aquello que dijeron en su presentación, allá por el mes de diciembre "queremos hacer salir de casa a hacer deporte a aquel que no lo hace habitualmente"

Foto 1. Salida desde el Cristo.

Comenzamos a andar a las ocho y cuarto de la mañana, saliendo de la plaza del Cristo hacia el parque. El bullicio de las conversaciones seguirá al menos hasta el embalse, después habrá que guardar fuerzas para acometer las primeras rampas. Entramos por el paso subterráneo y enfilamos el camino desde las Eras hasta la finca de Dominguillo ( lugar de recreo desde hace más de un siglo en medio del pinar, dotado incluso de una ermita). Tomamos el camino a la derecha y nos encontramos con los últimos chalets del barrio de La Estación. Cogemos la vereda de La Mimbrera ( que lleva hasta la ermita de San Miguel) y subimos por el Vallejo de los Mosquitos hasta encontrarnos con el camino del Pocillo, en los límites con Ciudad Ducal.

Foto. Paso por Las Eras (frente a la Cruz Roja).


Foto. Llegando a la finca del Dominguillo.

Entre los veraneantes existe la opinión generalizada de que el agua, cuanto más alta esté la fuente, mejor es y más pura. Y realmente no es así. Un navero no bebería agua en ayunas si no quiere tener retortijones. Este tipo de agua tan pura no es aconsejable más que con una buena comida. Las mejores aguas de Las Navas nacen en los manantiales que brotan junto a los pinos.

La Duquesa Angela Pérez de Barradas no gustaba del agua de las fuentes del Alto del Cartagena porque según contaba se picaban los dientes con las frías temperaturas y esa era la razón de que muchos lugareños perdieran antes de tiempo su dentadura.
Mandaba cargar las cubas de las fuentes del pinar , sobre todo la del Castañar, situada en la recula del embalse. Por ferrocarril eran trasladadas en cántaros hasta su palacio, donde hoy está ubicado el Hotel Palace de Madrid. .

Foto. Bordeamos el embalse.

Después de bordear el embalse, realmente precioso en esta época del año, emprendemos las primeras rampas hacia la zona de Berruquillo y sus majadas hechas con chapa. Ya son cerca de dos horas de caminata y la subida hacia la piedra de los Trece Roeles será constante. El paisaje cambia por completo. Abandonamos el agua, los pinos para empezar a ver las primeras encinas y las enormes bolas graníticas del Canchal. En una de ellas se construyó hace dos años un mirador por parte de Montes de Las Navas desde la que se puede distinguir numerosos pueblos además de todas las grandes cimas desde el "cercano" pueblo de San Martín de Valdeiglesias hasta las montañas nevadas del Circo de Gredos.

La fama de Las Navas se la lleva la leche, pero lo que realmente tiene calidad única es la piedra y los canteros. Con granito del Canchal se labraron las losas de la Plaza Mayor de Salamanca. Parte también del Monasterio del Escorial salió de nuestras canteras, cuando no daban a basto los canteros de Peralejo y Zarzalejo en suministrar el material.

Foto. Zona de El Berruquillo.


Foto. El Mirador de El Canchal.

Un esfuerzo más y al final llegamos a la piedra de los Trece Roeles. Aquí mandó esculpir en una enorme piedra un homenaje póstumo a la duquesa su marido, el marqués de Las Navas Pedro Dávila. Nosotros también como homenaje a nuestro esfuerzo desplegamos las mochilas, sacamos la tortilla y el bocata de chorizo y reponemos fuerzas, que aún no llevamos más que la mitad del recorrido. Tras una foto de familia volvemos por nuestros pasos hacia el mirador y bajamos hasta el camino por el que subimos, pero en dirección contraria, hacia Navalperal.

Foto. Avituallamiento.


Foto. La piedra de los 13 roeles.

Después de agruparnos en el cartel de entrada de la ruta de los 13 roeles en Navalvillar, cogemos el camino hacia la pradera de Navalvillar y cruzamos el puente sobre la vía del tren. Otra parada de reagrupamiento en la que Jesús Pascual, miembro del club, toma la palabra para agradecer la asistencia y anunciar que tienen más rutas preparadas por el término de Las Navas.

Atravesamos la comarcal 505 por el paso del ganado - el Alcantarillón- y circulamos en paralelo a la carretera en la zona del Saltillo, cruzando el arroyo Corcho y acometiendo la penúltima subida desde el pinar de San Marcos hacia La Nava. Última parada en la fuente del Venero para adentrarnos en la urbanización de Los Matizales que dejamos a la izquierda para entrar en el Parque de Magalia. Algunos participantes van despidiéndose del grupo, que llega al punto de partida sobre la una de la tarde. Cinco horas de buen tiempo y buena compañía. Lo mejor, los paisajes, que pierden mucho encerrados en una fotografía.

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10200506050287016.1073741829.1630489182&type=1


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2020 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting