Las Navas del Marqués a 14 de diciembre de 2017   

42 visitas ahora

 

LOS MARTES O MIÉRCOLES MA GALIO
’Eterno Retorno’, ’Vuelta al pasado’
  José María  | 25 de septiembre de 2012
JPEG - 101.8 KB

El tiempo detenido. Historia gráfica de Las Navas del Marqués. Así reza el título del libro, cuyos autores son P. A. Manzanero y T. García Yebra.

Podrían haberlo rotulado ’El Tiempo Pasado’. Si bien, el vocablo ’pasado’ ya previene de que se quedó añejo, con mal sabor y olor. Y otro habría de continuar fluyendo, joven, dulce y fragante. Un matiz, además, que implica un presente originario y un futuro problemático, pero futuro al fin y al cabo. Aunque se intuya oscuro. Como lo es. Casi siniestro. Hoy.

El tiempo es un movimiento continuo que se lleva fatal, casi como el perro y el gato, con la fotografía. ¿Por qué? Pues porque esta pretende detener el tiempo, y solo consigue detener el instante. Mas, ella, erre que erre, sueña, no obstante, con ser una barricada a la riada del tiempo para detenerlo. ¿Para qué? Para recrearlo. O nostalgearlo, si se le permite a Ma Galio este palabro sacado de su chistera. Nostalgear el tiempo ido como Jorge Manrique, cuando nos deleitaba amargamente diciéndonos: ’Recuerde el alma dormida, / avive el seso y despierte / contemplando / cómo se pasa la vida, / cómo se viene la muerte / tan callando, / cuán presto se va el placer, / cómo, después de acordado, / da dolor; / cómo, a nuestro parecer, / cualquiera tiempo pasado /fue mejor’. El no tenía cámara fotográfica. Poseía, eso si, todo un carrete impreso en su memoria. Nostálgica, añorante, de lo pasado.

La técnica fotográfica, si no puede detener el tiempo que fluye constante convirtiéndose en imparable inundación, al menos logra retirar o extraer o salvar de la corriente, de ese oleaje impetuoso, el momento, el instante, el segundo que, siendo por su naturaleza fugaz, lo convierte, milagrosamente, en tiempo detenido eterno.

Aunque, para qué negarlo, nos lo castra convirtiéndolo en un muñeco plano, sin vida. Por tanto sin volumen, ni matices; sin rugosidades o suavidades. Sin cuerpo y sin alma. Nada nos dicen esas fotos de cómo había llegado el retratado o lo retratado a ese estado. Su nacimiento y devenir nos quedan sustraidos.

El tiempo detenido. Historia gráfica de Las Navas del Marqués. Lee Ma Galio y mira la foto de la portada desde el mirador privilegiado de su mesa: unas mujeres han ido por agua a la fuente; al lado de ellas, dos vacas jardas, lecheras, beben agua en el pilón de la misma fuente. Idílica estampa de convivencia de personas y animales, ajena, por cierto, a la preocupación de hogaño por la higiene, la seguridad sanitaria que parece querer separar, a ultranza, de la sociedad al mundo animal. Olvidando algo elemental: todos somos naturaleza.

Salta a la vista, casi de inmediato, que la foto se da de hostias -piensa nuestro guardia civil- con el tiempo detenido: este, para desmentir la posibilidad de su detención, ha seguido su curso cuarteando la foto. Está seguro que, en el instante de sacarla, saldría lisa, brillante y pulida. Pero el tiempo imparable se ha vengado, arañándola, arrugándola, ajándola, de los que quiseron aprisionarlo en instantánea.

Tan cuarteada aparece la foto que, Ma Galio, no se resiste a soplar sobre ella, cerrando los ojos y, en su imaginación, ve levantarse polvo y desaparecer la estampa bucólica navera.

Un detalle le podría hacer pensar, a nuestro guardia civil, particular e intransferible, en que eso que denominan ’eterno retorno’ o ’vuelta del pasado’ ha logrado la foto. Y se sonrió. El detalle que menciona: mujeres con sus pañuelos en la cabeza, uno negro y otro blanco; imagen muy actual; en Las Navas. Aquí y ahora, hay numerosas mujeres con sus pañuelos. Son, supone el miembro de la Guardia Civil, de religión islámica, marroquíes sobre todo. Ese ’eterno retorno’ o ’vuelta al pasado’, que piensa Ma Galio, se refiere a que, en un momento de la Historia de España, hubo mayoría de musulmanes y minoría de cristianos, luego, con el paso del tiempo, se invirtió la composición de sus habitantes: minoría de musulmanes y mayoría de cristianos. Fueron tiempos en los que, en nuestra tierra, hubo tres culturas: musulmana, judía y cristiana. Eso se borró tras la marcha, obligada, de judíos y moriscos.

Y en el momento actual se da una situación similar. Una minoría de musulmanes, con sus costumbres, se ha asentado en las tierras de las Españas y no parece que se vayan a ir. ¿Faltaría la minoría judía? No, porque, aunque en menor número, también los judíos han retornado a Sefarad, sobre todo sefardíes. Ma Galio conoció al que hoy es Presidente de la Comunidad Judía de Madrid, Jacobo Israel Garzón y, además, acompañó a las simpáticas hermanas Kohen, fundadoras de Raíces, revista judía de cultura, por las calles de Las Navas del Marqués.

Velos, pañuelos... Costumbres oliendo a rancio para algunos, y que hoy continúan con fuerza de moda para otros.

Ma Galio se pone muy serio al recordar, como lo ha hecho, que se invadió Afganistán, con el pretexto mentiroso y poco consistente, entre otras engañifas, de liberar a las mujeres de burkas o velos o pañuelos... Las bombas han caido, posiblemente, sobre mujeres, como esas de la foto que llenan sus cántaros de agua en la fuente. Y la sangre ha regado hontanas, manantiales y ríos. Ha sembrado de dolor y de odio ese país. Con la anuencia del Gobierno de España. Allá está el Ejército Español.

Por cierto, que, a las mujeres, en vez de liberarlas de algo, luego de ocupar su territorio, se han olvidado de ellas y de sus velos y túnicas y burkas y...

-  ¡Milagro! -exclama de pronto sorprendiéndose Ma Galio- el tiempo ha sido detenido: antaño y hogaño unidos mediante pañuelos, velos, burkas... El ’eterno retorno’ corroborado en imágenes, la ’vuelta del pasado’ de niños y niñas estudiando por separado como pretende Wert... Tiempo reaccionario. Por lo que veo.

Gracias les sean concedidas a P. A. Manzanero y a T. G. Yebra. Han logrado lo imposible: detener el tiempo con la historia gráfica de Las Navas del Marqués; como reza el título de su libro.


Título: El tiempo detenido: historia gráfica de Las Navas del Marqués
Autores: García Yebra, Tomás; Manzanero López, Pedro Antonio
Ediciones JC Clementine
1ª ed., 1ª imp.(05/2012)
256 páginas; 29x21 cm
Idiomas: Español
ISBN: 8495121956 ISBN-13: 9788495121950
Encuadernación: Rústica


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2017 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting