Las Navas del Marqués a 7 de diciembre de 2021   

31 visitas ahora

 

PLENO EXTRAORDINARIO
ESCUELA SÍ, PERO...NO
  Juanjo  | 16 de agosto de 2021

Hace un mes escaso Francisco Igea, el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, estuvo en Las Navas, junto con otros dos consejeros para ofrecernos ayuda económica a nuestro proyecto de Escuela de Energías Renovables. Aunque el montante que le presentamos subía de setecientos mil euros, quinientos mil se comprometió en persona a ponerlos y a buscar el resto en otras consejerías, pero nos aseguraba al menos su parte del compromiso. Lo cierto es que fue una inyección de moral a tanto esfuerzo desde que, frustrado el Parque Fotovoltaico en el que estaba incluida la escuela, nos hemos empeñamos en seguir trabajando por ella porque la consideramos esencial. Muchos pueblos han crecido gracias a las escuelas de formación y lo que supone en alquileres, manutención y servicios en toda la población.
Durante meses hemos estado trabajando, buscando una ubicación, viendo naves para poder empezar en octubre el curso, tenemos un proyecto, técnicos volcados en la idea, compromiso de la Junta, de las empresas del sector y lo que es más importante, trabajo directo para los alumnos en las futuras plantas cercanas de Peguerinos, Navalperal, Tornadizos y Segovia, además de un técnico experto que ya ha montado recientemente una escuela de estas características, veraneante, casi navero, y que está empeñado en que al final se ubique en nuestro pueblo.

La pega, como todo, es que no somos los únicos que queremos montar la escuela y la prisa, que no la precipitación, cuenta y resta. Al menos dos pueblos de Ávila ya están iniciando trámites, aunque los nuestros estén más adelantados, incluso el apoyo de la Junta nos coloca en primera posición si aceleramos los trámites. Ésta ha sido la razón por la que hoy celebramos el pleno extraordinario para dotar económicamente a una escuela provisional mientras llegan las subvenciones, que pueden llegar a la totalidad del proyecto, por lo que, a nuestro pueblo y a los alumnos, que podrían llegar a novecientos, les saldría muy favorable, si no gratis. Gran parte del dinero de la obra la pagaría la Junta, y gran parte del coste de la enseñanza también, beneficiando a nuestro pueblo y a los estudiantes.

Se han celebrado varias mesas de trabajo con todos los concejales de todos los partidos políticos representados, se ha trabajado conjuntamente en las decisiones, estando a favor en todo, hasta que hoy, prácticamente plasmada la forma, había que dotar económicamente al proyecto para habilitar la licitación necesaria a las empresas que quieran optar. Ahí es cuando la oposición, que tenía palabra dada al menos de abstención para que la votación saliera adelante, ahí es cuando se ha bajado con la clara intención de que no se haga esa escuela en nuestro pueblo. Alegaron falta de información, no es cierto, de proyecto, no es cierto, han tenido tiempo suficiente para estudiarlo, ni siquiera es falta de ganas, sino de interés en aportar. Como no puede faltar en cada pleno, reunión o cumpleaños, el representante de Vox recordó que “estáis en minoría”. La traición no se olvida, no hace falta recordarla, ya nos queda claro. Ya declaró la representante de sí misma que iba a quedarse para hacernos la vida imposible. De momento, si no hay margen de maniobra, lo ha conseguido, y hace bien su trabajo de destrozo de un proyecto por el que fue votada, no por su persona sino por las siglas que la arropaban. Pero a lo que vamos, novecientos alumnos son novecientos alquileres a vecinos del pueblo, novecientos menús diarios, novecientos desayunos, novecientas cañas, mínimas, o el pan de novecientos, el carro de la compra de novecientos, ya saben nuestros comerciantes y hosteleros a quién les deberán esa pérdida.

La maniobra es clara. No podemos dejar de salvar el porvenir de esa escuela y el beneficio de esos vecinos y de los comercios para que puedan vender sus productos a los estudiantes que se quedarán en nuestro pueblo. Si no podemos coger el dinero del remanente de tesorería (el que está en el banco que por cierto cobran por tenerlo allí, y un buen dinero), habrá que cogerlo del presupuesto general, “los tres millones de euros”, que decía el representado de Vox. No hay duda, reducir presupuesto significa menos limpieza, o menos obras, o menos jardineros. Es lo que buscan, cuanto peor, mejor, pero mejor para ellos, no para el pueblo y a los que representan.

Por supuesto, no quepa duda, que con los materiales que nos dejen, haremos el mejor trabajo posible -perdonen mi simil de albañil, lo cierto es que no soporto los engolados discursos artificiales y rancios-. En dos años vamos por la segunda piscina municipal, acometeremos el segundo parque infantil, y hasta donde las zancadillas no dejen, seguiremos adelante mirando por todos los naveros y no como otros, por su rédito político o su interés personal.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2021 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting