Las Navas del Marqués a 24 de octubre de 2021   

35 visitas ahora

 

AUTOR: Yaser
El hombre invisible
  ElNaviero.com  | 5 de junio de 2012

Hace unos días me di cuenta con preocupación que tengo poderes. Sin control sobre ello, a ratos, me vuelvo invisible. Probablemente ya lo era pero no me había dado cuenta hasta ahora.

Si hubiera podido elegir, me hubiera gustado volar. Era mi sueño de toda la vida. Desplazarme en el aire, pero sin esa capa roja ridícula de los héroes de ciencia-ficción. Simplemente volar. Lo de ser invisible lo veo más que un don, una frustración.
Ayer, camino de la panadería me crucé con unos adolescentes que iban al instituto. Probé mis poderes con ellos. Me quedé quieto en medio de la acera frente a los chicos. Me zarandearon sin apenas darse cuenta. Uno de ellos me escupió en el zapato. Otro me `atacó´ con su pesada mochila. Un poco más adelante, amparado en mi invisibilidad hice lo que nunca me había atrevido. Al paso de dos guapas jóvenes les lancé un piropo. Como era de esperar no me oyeron y continuaron su charla. Me sentía incómodo. ¿Para qué servía ser invisible?

Llegué a la panadería. Detrás de mí entró una señora con un gran carro de compra que pidió la vez.

- Yo, contestó una señora bajita embarazada.

- Perdone, pero estaba yo antes, exclamé.

- Ah, usted perdone, señor. No le había oído pedir la vez cuando entró. Hay unas normas y son para cumplirlas, ¿sabe?, contestó la embarazada. La convivencia exige unas normal, recalcó de malos modos.

- Perdone, disculpe mi actitud.

Pensando en ello, con mi pan bajo el brazo al fin me di cuenta de que todo era una sensación mía. No soy invisible, solo soy un eventual pasajero en un barco al que no pertenezco, un objeto de usar y tirar, un bulto, un…………… inmigrante sin papeles.

Comenta con tu usuario de facebook o usuario del naviero el relato y puntua de 1 al 10.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2021 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting