Las Navas del Marqués a 23 de enero de 2018   

49 visitas ahora

 

MARTES O MIÉRCOLES, MA GALIO
El caso del articulito borrado (1)
  José María  | 7 de mayo de 2012

La calle Cal y Cuento se halla situada en la parte vieja del pueblo. Es un encanto de calle, estrecha, sinuosa, silenciosa, con sabor y olor a pueblo pequeño, geranios y poyos en el suelo. Hacia allí se dirige Ma Galio. Con dos finalidades: desentrañar el caso del articulito borrado y atar su continuidad investigadora para cuando se jubile, que le queda poco.

Recuerden los lectores que se tuvo que borrar aquí, en elnaviero, una entrevista al dueño del bar ’Los Roeles’ a petición de propio entrevistado, pues lo abrasaron con llamadas de teléfono tantas y tan molestas que se vio obligado a pedir a Ma Galio que la borrara. Lo que el Comandante del Puesto hizo con premura. Pero le ha quedado esa quemazón por dentro que le impulsa a investigar este caso que él denomina del articulito borrado.

Poco antes de llegar al término de su andadura lo saluda una anciana sentada en un poyo.

-  Buenos días tenga usted, don Ma Galio .

Le responde cordialmente a la señora y luego se para ante una casa de fachada blanca y franjas grises en torno a puerta y ventanas. Encima de la puerta de entrada hay un letrero con letras pequeñas que apenas destaca: ’Agencia de Detectives Magnolia’. Es una sucursal de la famosa agencia. La agencia, como todo el mundo sabe, tiene un estilo propio que rezuma humildad pero bajo esa apariencia oculta una poderosaa organización de investigación que tiende sus actividades por toda la geografía patria y se ocupa de asuntos tan dispares como arreglo de papeles para emigrantes ilegales hasta cuestiones matrimoniales (engaños de pareja, divorcios...) pasando por cobros de facturas... e incluso algunos trabajillos inconfesables. De modo que está metida en todos los líos ya sea grandes o pequeños. Es conocida popularmente por Magno Lío. Tiene entre su personal a los mas prestigiosos detectives entre ellos el famoso escritor Daniel Eljamón de cuyas investigaciones derivan muchas de sus novelas como ’El Falcón Maltrecho.

Toca al timbre y le abren. Un pequeño pasillo conduce a una puerta que tiene por rótulo ’Mos Tacho, detective privado’. Pasa y tras ella aparece, sentado en su sillón ergonómico, un hombre que ronda la cincuentena, cara redonda, cicatriz en el carrillo derecho, labios brillantes de borracho y luce un mostacho que ya se tiñe con las nieves del otoño. Se levanta (al hacerlo se le nota que la barriga ha avanzado) y saluda tendiendo la mano:

- ¡Coño, Ma Galio! ¿Cómo por aquí? No me digas que ya te has decidido...

- Hola Mos. Luego hablamos de eso. ¿Qué? ¿No me invitas a una copa?

- ¡Ah, perdona!

Se levanta Mos Tacho, abre la vitrina que tiene tras de él y sirve dos vasos de ron.

Beben mirándose, poniendo todos los sentidos en ese acto mientras se escrutan uno al otro. A Mos los labios le comienzan a brillar y se pasa la lengua por ellos.

- Buen ron. Cubano legítimo .

-  Si, señor... Sabe a playas del Caribe, hembras fogosas y... ¡Joder, Mos! ¿Cómo te las ingenias?

-Una cubanita a la que le arreglé unos papeles. Se siente agradecida .

-  Tienes que presentármela .

-  No. Tu, con tu Carolina católica, apostólica y romana tienes suficiente. Te basta y te sobra .

-  Pues si. Bueno, Mos, que me dices de las llamadas telefónicas .

-  No sé de que hablas .

-  Si que lo sabes. Lo habéis abrasado a llamadas. Y me pidió que le borrara el artículo. Y no me ha gustado .

-  Te refieres al escrito de elnaviero

-responde Mos Tacho con cara inocente y labios relucientes.

Ma Galio lo mira. Desvía luego la mirada por el despacho: la vitrina con sus relucientes copas y botellas de diferentes rones. A la dereecha de la vitrina hay un sofá pequeño junto a la pared. En la pared de la izquierda unos estantes con carpetas en cuyo lomo viene la fecha por meses y otras carpetas mas voluminosas por años. Entre la vitrina y la estantería una ventana da a un patio lleno de geranios arrimados a las tapias y en el medio un ciruelo en flor. Trinan los pájaros. Ma Galio se detiene en la cara redonda y en la cicatriz de Mos Tacho. La cara, a Ma Galio. se le está poniendo colorada. Mos, que lo conoce bien, sabe que si no lo detiene va a pegar un puñetazo en la mesa. Y como no quiere perder ni vasos, ni botella, ni mesa le dice:

-  Ahorrate tus explosiones coléricas. Si no lo sé, es que no lo sé. No querían, quienes sean, que el articulito siguiera ahí y lo han conseguido .

-  Pero si el pobre hombre no decía nada. Bueno... lo de pobre hombre no lo digo como menosprecio, sino como currante .

-  Vamos a ver, Ma Galio, no tiene nada que ver con las palabras que ese chico dijo. Es todo mas retorcido, creo yo .

-  Explicate .

-  Yo lo veo así: los de arriba piensan que elnaviero, donde escribes, es el germen de un movimiento de oposición política cuyo fin es tumbarlos del poder .

-  Pero qué oposición ni que niño muerto. Cada uno de los que hacemos el periódico piensa de distinta manera. Queremos ser altavoces de la democracia y por tanto tienen cabida todos .

-  Pues eso es ya una posición política. Y ...

(continuará)


Ilustraciones de arriba a abajo: 1ª: la nombradísima agencia de detectives Pinkerton en la que trabajó Dashiell Hammett; 2ª: ’Cosecha Roja’, conocida novela de Dashiell Hammett; y 3ª: Dashiell Hammett, Samuel (1894 - 1961) uno de los mas importantes novelistas estadunidenses de novela negra.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2018 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting