Las Navas del Marqués a 14 de noviembre de 2019   

27 visitas ahora

 

¡¡Capital o muerte!!
  Mariano Moral  | 18 de abril de 2012

Pobre Repsol YPF. La verdad es que da pena contemplar como les están robando lo que por derecho, por ley, por cojones es suyo y solo suyo. Yo me uno a la plegaria general, aunque tarde, como el rey, para que les sea devuelto su capital y su petróleo y nos sea restituido el honor a los españoles, que aunque esta es una empresa privada multinacional con capital mayoritario en manos de compañías extranjeras no por eso deja de ser un insulto a nuestro glorioso estado.

Es una pena que no seamos Estados Unidos, y no será por el empeño que lo ponemos, si no ya habríamos bombardeado Argentina en una operación de justicia infinita contra la presidenta terrorista argentina y sus secuaces nacionalizadores. Esa tía está conectada con los islamistas, eso seguro, además esconde armas de destrucción masiva y pretende lanzar una ofensiva contra los países occidentales civilizados. Pero a pesar de esto nuestros cobardes socios, o amos, en la defensa de los intereses del capital privado no nos apoyan en esta cruzada. Alemania, Estados Unidos, Francia… ¿pero no se dan cuenta de que esta tía es peor que Gadafi? Parece como si no tuvieran intereses económicos en Argentina.

En cualquier caso da gusto ver como todos los medios y todos los sectores políticos, tanto los neoliberales como los seudoizquierdistas, se han unido en la defensa de esta empresa privada con capital mayoritario en manos de compañías extranjeras. Hasta Iñaki Gabilondo, que tanto critica a los mercados y a sus secuaces políticos, se bajaba hoy los pantalones con toda dignidad para echar un cable a la pobre Repsol. Compatriotas, en estos momentos hay que dejar de lado el paro masivo, el desplome democrático, la injusticia social, etc., para dar todo nuestro apoyo a los cuatro que controlan el capital. Todos sabemos que nuestro gloriosísimo estado capitalista burgués monárquico y seudodemocrático (¡ups!, perdón) tiene sus preferencias, y aceptamos, entendemos y compartimos que entre ellas, como es normal, no están los ciudadanos.

Por otro lado es imperdonable que el Rey haya estado de parranda en vez de estar al pie del cañón defendiendo a los propietarios de Repsol, cuya cuenta corriente estará a rebosar pero, ¡ojo!, que podrían empezar a ingresar menos millones a partir de ahora. Menos mal que toda nuestra estupenda camarilla política, informativa y empresarial ha estado al tanto para soltar los perros a los argentinos. Valga decir que lo que no une la injusticia, la arbitrariedad, la corrupción política, la dictadura mercantil, etc., lo une el capital. ¿Qué es esa tontería de que en la democracia prevalecen los intereses de la mayoría? Es la minoría quién puede estar enfrentándose al peor problema de todos, ver descender un poco sus beneficios astronómicos, y a la mayoría nos corresponde defenderles y apoyarles sea como sea en este trance tan desagradable para ellos. Yo, sirva como iniciativa, ya le he mandado una carta de apoyo al presidente de Repsol animándole en la lucha.

Y si tenemos que pagar por los medicamentos, por las consultas, por la educación, por ir al tigre y por respirar, si tenemos que meter nuestro dinero en el bolsillo de los banqueros y las multinacionales, si tenemos que esclavizarnos y vivir bajo una dictadura encubierta en la que nos hostian y detienen por salir a manifestarnos, en la que prostituyen la constitución a los intereses privados, en la que no tenemos ni voz ni nada que se parezca al voto democrático, pues lo hacemos, lo hacemos con orgullo por defender a la minoría capitalista y multimillonaria hispánica.

¡Que alguien organice un safari de caza en el parlamento argentino! ¡Que el rey, Rajoy, Rubalcaba, Botín y Polanco comanden la expedición! ¡Que se arme de nuevo la armada invencible y marchemos todos los españoles a la muerte en este safari épico agitando las banderas de Repsol¡ Gritemos todos juntos ¡¡Capital o muerte!!


COMENTAR

 2 comentarios
  • image
     ¡¡Capital o muerte!!  3 de mayo de 2012 22:37, por Mariano Moral

    Hola Nuria. Un placer tener tú opinión por estos lares.
    En respuesta al primer párrafo de tú comentario solo puedo decirte que a la hora de detectar a las ratas hipócritas y oportunistas que se arrastran por todos los ámbitos de esta sociedad (política, economía, media, etc.) no es tan importante fijarse en el nivel de influencia que poseen si no en el deseo rastrero que tienen por conseguirla...o por recuperarla, si es que la perdieron alguna vez. Por otro lado reconozco que ha sido un error no acordarme textualmente de Amancio, sin duda se merece con creces un puesto de mando en la gloriosa escuadra españolista.

    Respecto a las nacionalizaciones primero quiero aclarar que dudo mucho de que la presidenta argentina haya sufrido una metamorfosis marxista, sus razones tendrá y sinceramente no creo que respondan a un deseo honesto de llevar justicia social a la Argentina. Pero, a parte de los motivos que han movido a esta mujer a la nacionalización, creo que la acción de nacionalizar el 51% de un recurso como el petroleo es de suma importancia para un país que, teniendo reservas en su territorio, se veía obligado a importar este producto con el coste que eso supone. Creo que tú comparación entre recursos y servicios de primer orden (como podría ser el bancario o los transportes o el agua o...) y las editoriales es bastante exagerada. A lo mejor incurro yo también en la exageración si digo que entre las editoriales y las farmaceúticas no hay grandes diferencias y que, en vez de basarse en una competencia que beneficiara al consumidor tanto en precios como en variedad de puntos de vista, lo único que hacen es encarecer el producto y provocar que todos los años las familias tengan que gastarse un dinero que no tienen en libros nuevos solo porque a quien decide en la materia le parece que hay que cambiar de editorial ( ¿en base a contenidos o a otro tipo de motivaciones más, digamos, lucrativas?). A lo mejor hay que enrolar a algún pez gordo de editorial en la gloriosa escuadra.

    Pero no creo en la nacionalización de la cultura ni creo que sea equiparable a la del petroleo en ningún sentido. Sin embargo dudo mucho que a tus jefes les importe más la educación que los beneficios, por ello creo que no hay que nacionalizar editoriales bajo ningún concepto pero si regular un poquito la filosofía neoliberal de sus consejos de administración. Tan mala es en este punto la influencia del estado como la de la avaricia multinacional.

  •  ¡¡Capital o muerte!!  27 de abril de 2012 09:51, por Nuria

    Me hace gracia que incluyas a Polanco entre los personajes influyentes que comanden esa expedición de la que hablas. No sé a qué Polanco te refieres, pero te aseguro que ninguno de los Polancos vivos tiene una millonésima parte de la influencia que pudo tener el padre. Igual podías haber incluido a Cebrián, pero tal y como está Prisa, casi que tampoco. Creo que igual pinta más Amancio Ortega o alguien así.
    Por lo demás, estoy bastante en desacuerdo con lo que dices, pero lo respeto.
    Santillana, editorial de libros de texto donde trabajo, pertenece en un alto porcentaje a capital extranjero. Mira, nos podían nacionalizar. Así toooodos los alumnos españoles estudiarían con los mismos libros (fruto de las mismas ideas) y los profesores no tendrían la libertad para elegir entre distintas editoriales. La vida sería más fácil, además, acabaríamos con el resto de editoriales competidoras.

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting