Las Navas del Marqués a 23 de octubre de 2021   

30 visitas ahora

 

AUTOR: Adrián Valle Rubio
5 Relatos
  ElNaviero.com  | 11 de agosto de 2014

EL IMPOSIBLE DE FUENSANTA

Nadie puede morir en lugar de otro. Se muere a causa de otro, pero es imposible que una persona pueda convencer a la Muerte de que se lleve una vida en vez de otra.

Pero Fuensanta, ocupada en atender las necesidades de sus seres amados, no había tenido tiempo ni ganas para conocer los imposibles de la Muerte, así que, cuando su hijo mayor se moría a causa de la leucemia, ni corta ni perezosa, se plantó delante de la cama donde yacía su vástago justo en el momento en que la Parca alzaba la guadaña.

Al día siguiente, Fuensanta, a quien se le había diagnosticado una muerte súbita, provocada seguramente por la fatiga generalizada de sus órganos, fue enterrada en el cementerio de la localidad. Su hijo mayor leyó el responso.

LA NOCHE DEL HOMBRE

La mujer, enferma terminal, llamó a gritos a su hijo veinteañero en medio del silencio de la noche. Éste, en la habitación contigua, quien dormía ojo avizor, apenas tardó unos segundos en presentarse delante de la cama de su madre. La estancia despedía un hedor insoportable.

-Mis esfínteres hacen de su capa un sayo. Lo siento, hijo.

-No te preocupes, mamá.

El joven, haciendo de tripas corazón, limpió cuidadosamente el cuerpo escuálido de su progenitora, tal y como ella lo había limpiado a él tantas veces hacía varios lustros. Fue la noche en la que el hijo se hizo hombre.

LAS DEUDAS DEL PASADO

Se detuvo a contemplar el camino recorrido, y, después de otear el horizonte, cuando quiso reanudar la marcha, le fue imposible levantar los pies del suelo; el ayer le había dado alcance. El futuro y el presente habían sido engullidos por un pasado repleto de cuentas pendientes. Y el hombre no podía saldarlas. El capital de su vida había sido invertido en un pasado que apenas producía dividendos. ¿Qué hacer? A la derecha, discurría el río, impetuoso tras las intensas lluvias caídas en la región. Un salto por encima de la baranda, y adiós deudas. Pero no se atrevió o, para ser más preciso, no quiso atreverse. En el último instante, en un ramalazo de dignidad, el hombre, sosteniendo la mirada deudora del pasado, se dispuso a pagar con creces todo lo que debía. Y, en ese momento, como por arte de gracia, el presente y el futuro insuflaron vida a su vida. Y dio un paso hacia delante.

HIJO DE LA POESÍA

Aunque no nació poeta, la Poesía lo nombró su hijo predilecto. Necesitó miles de poesías para alcanzar la excelencia, y eso sólo lo hace un ilustrísimo poeta.

ALUMNO MAESTRO

-Cuando salgas al encuentro del mundo, recorre la senda de la enseñanza y el aprendizaje, pero no te olvides nunca de ayudar al prójimo –recomendó el maestro a su discípulo predilecto.

El joven siguió al pie de la letra el consejo de su maestro. Recorrió los caminos de la enseñanza y el aprendizaje, y se detuvo siempre a ayudar a los que más lo necesitaban.

Diez años después, el discípulo, de paso hacia el paraíso del humanitarismo, hizo una parada en la casa del maestro.

-Tu fama te precede –le dijo éste-, has ayudado a muchos prójimos, sobre todo, a los niños huérfanos sumidos en la miseria y el desamparo. Y les has ayudado dándoles lo más valioso, lo que no tiene precio: tu sabiduría. Ahora puedes dedicarte a descansar. Te lo mereces.

-Descansaré sólo un par de semanas para renovar mis conocimientos. Luego, he de proseguir mi camino. Quedan muchos niños por enseñar.

-El alumno ha superado al maestro.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook






- Artículo realizado por ElNaviero.com
- Publicado el 11 de agosto de 2014

Espacio Publicitario








OTROS ARTÍCULOS DE III CONCURSO MICRORELATOS MAESTRO JOSÉ MARÍA







© ElNaviero.com 2021 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting