Las Navas del Marqués a 16 de noviembre de 2019   

143 visitas ahora

 

Canción triste de Navidad
  Mariano Moral  | 24 de noviembre de 2013

El domingo por la mañana, un poco después de la hora de misa, paseaba distraído por las calles cuando llegó a mis manos un panfleto en extrañas circunstancias. Decía lo siguiente:

¿Quién les ha dejado robar nuestro futuro? Los representantes de la Troika han completado su revisión final y están haciendo las maletas para marcharse de Irlanda el 15 de diciembre. Dicen que hemos pasado la revisión y que estamos en el camino de la recuperación económica. Nos dicen también que vamos a recuperar nuestra soberanía, que el futuro es brillante, que ha merecido la pena nuestro sacrificio y que las cosas van a mejorar de ahora en adelante…

¿Qué ha pasado? La Troika esta lista para marcharse el mes que viene, pero se van con los bolsillos llenos, habiendo robado la riqueza de nuestra nación. Se llevan el futuro de nuestros hijos y nietos, cuyas vidas van a ser explotadas para pagar los 70.000 millones de deuda que ha sido atada a nuestros cuellos. ¿Por qué ningún ministro ha mencionado que ni siquiera un céntimo de ese dinero ha sido gastado en Irlanda? ¡Todo ha ido para los bancos y sus accionistas, para sufragar una deuda que no es nuestra!

La Troika se marcha feliz, han conseguido cargar el coste de la crisis del Euro y la banca sobre nuestras espaldas. ¡Y han sido ayudados por aquellos que se supone deben representarnos!

¡Les hemos tolerado que nos hayan traicionado! Hemos traspasado continuamente nuestra responsabilidad a los partidos políticos, quienes representan únicamente los intereses encubiertos de una minoría, no a la gente, ese es el problema. Los partidos políticos no son más que clubes privados, cada uno con su propio interés encubierto.

Debemos dejar de traspasar nuestra responsabilidad a los partidos políticos o a cualquier político a no ser que firmen EL CONTRATO DE LA GENTE, y se comprometan a actuar solo en función de los intereses de la gente en todas las materias.

DEBEMOS ESTAR PREPARADOS PARA LA SELECCIÓN DE CANDIDATOS DEL PUEBLO EN LAS ELECCIONES LOCALES Y EUROPEAS DEL 2014.

Los centros comerciales abren los domingos justo a la misma hora que acaba la misa y ya se puede ver a mucha gente esperando impaciente para entrar en ellos. Pululan inquietos e inquietas por las aceras cercanas alternando sus miradas entre el reloj del i-phone y la entrada del centro comercial que han seleccionado para empezar su jornada consumista dominical. Algunos llevan ya gorros de navidad (están a la venta desde hace un mes) y para matar el tiempo se auto-fotografían con sus teléfonos bajo las luces navideñas que ya copan las calles o junto a los cedros empotrados en gigantescas macetas cuadradas que se levantan en las aceras.

Entre el cacareo propio de una multitud ansiosa por que empiece la diversión, se filtra hasta mis oídos Noche de Paz. Cuando levanto la mirada en dirección a los altavoces que cuelgan en las esquinas de las fachadas mis ojos se encuentran con una pantalla digital en la que aparece 24 de noviembre, 8º, 11:58. Entonces me topo de lleno y violentamente con algo que todavía no puedo identificar y lo primero que veo mientras intento guardar el equilibrio son decenas de panfletos rosáceos volando por los aires.

Los panfletos que antes ascendían como balas ahora empiezan a caer dando lentos bamboleos en el aire y, ante la mirada expectante del gentío, cubren el suelo de la calle comercial con un manto rosa. Primero se agachan un tipo y su pareja y cogen un panfleto cada uno, luego el resto de los presentes les imitan, incluido yo mismo. De pronto veo decenas de caras concentradas en el escrito que llena el panfleto, pero al instante alguien grita ¡Ya era hora! Entonces todos arrojan con indiferencia los panfletos al suelo y corren hasta las entradas de los centros comerciales, al fin abiertas.

Yo vuelvo la mirada al frente con el panfleto todavía colgando de mi mano derecha y veo una mesa volcada sobre la acera y dos hombres con barba y zamarras de cuero mirándome amenazadoramente. Antes de que me de tiempo a pedir disculpas, uno de ellos empieza a reírse y después exclama con aire melancólico ¡Canción Triste de Navidad! con los acordes de Noche de Paz sonando de fondo. Luego los tres no quedamos mirando silenciosos la ahora solitaria calle llena de trozos de panfletos pisoteados.

http://www.cppc.ie/


COMENTAR

 1 comentario
  • image
     Canción triste de Navidad  25 de noviembre de 2013 00:25, por Isue Amigo

    ...Sólo tenemos libertad de soportar esta violencia, matan la vida y por demás, la inteligencia...

    PD: a partir de estos momentos, todo ciudadano sumiso nos pertenece en cuerpo y alma en virtud de la n ésima nueva Ley de Seguridad Ciudadana creada.
    Firmado: La Élite.

    http://www.youtube.com/watch?v=lgdAciGPDcE

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting