Las Navas del Marqués a 5 de abril de 2020   

38 visitas ahora

 

¿Pero cómo que Deseo Sexual Inhibido?
  cris planchuelo  | 8 de octubre de 2013


Si eres mujer, probable has leído en cualquiera de las numerosas (y casi clónicas) revistas femeninas algo sobre un tal DSI. Las siglas, con ese halo de ciencia que siempre imprimen, se refieren al Deseo Sexual Inhibido (o Hipoactivo: DSH).
Posiblemente te hayas sentido identificada/angustiada (los hombres también) con la descripción de los síntomas, y digo síntomas porque hablan de él como una enfermedad con sus diferentes grados. También es muy posible que en cualquier medio de comunicación en el que traten este DSI entrevisten, entre otros especialistas de la salud, a un ginecólogo o a una ginecóloga. ¡Invitar a un experto en genitales para que hable del deseo…! Es como si al electricista que te arregla la vitrocerámica le pides que te apañe un menú para la fiesta del sábado.

[rouge]“¡Invitar a un experto en genitales para que hable del deseo…!
Es como si al electricista que te arregla la vitrocerámica le pides que te
apañe un menú para la fiesta del [rouge]sábado"
[/rouge]

Pero vayamos por partes.

Para empezar, “Deseo”. Si es deseo no está en los genitales o en las hormonas, está en todo el cuerpo. Lo mismo que el sueño o las ganas de viajar no se sienten solo en los ojos o en las piernas sino en la totalidad del ser. Entonces, ¿qué hace ahí un licenciado en Ginecología?

Para continuar, “Sexual”. Para un sexólogo, decir esta palabra es exactamente igual que decir “humano”. Como la redundancia “persona humana”, que ha estado mal dicha siempre ya que no se puede ser persona si no desciendes del homo sapiens. Lo sexual no es una parte, un aspecto del ser, sino un todo esencial. Más correcto sería decir “erótico”, que es el término que define con más precisión el sentimiento de atracción (que, insisto, no está en los genitales) o no decir nada, ya que el deseo entre seres sexuados es siempre erótico.

Y luego está la guinda del pastel, ese “Inhibido” que pone los pelos de punta a quien lo lee o lo escucha.

Porque decir “Inhibido” o “hipoactivo” significa que hay un grado de deseo aceptable y otro que no. O sea, que en cuestiones de sábanas puedes sacar sobresaliente o te puede quedar para septiembre. Que, como en el Siete y medio, o te pasas o no llegas. Que eres el puto amo o eres un impresentable perdedor... Y eso hace daño. Genera estrés e inseguridad. ¡Y ponte tú a follar completamente estresado e inseguro! Ay, los rankings: qué malos son en la intimidad.

[rouge]“Decir “Inhibido” o “hipoactivo” significa que hay un grado de deseo aceptable
y otro que no. Es decir, que puedes sacar sobresaliente o que te puede quedar para septiembre. Que, como en el Siete y medio, o te pasas o no llegas”
[/rouge]

Luego, el locutor o el periodista, en un afán de hablar para el Gran Público, usa frases como “pocas ganas”, “que no apetece”, “claves para aumentar el deseo”… y habla del sexo como de un objeto de consumo del que hay que seguir unas instrucciones y unas dosis para su uso correcto. Y se reivindica el Viagra Rosa, y se habla de la comunicación en la pareja, de ir juntos a un SPA para relajarse, como si esto de atraerse fuera como pilotar un Boeing: que le das a unas cuantas palancas y la cosa se pone en marcha.

Y nadie habla de algo importante: de que decir “falta de deseo” es una manera de perpetuar dos ideas. Una, el hombre como referencia. De tal manera que se dice que una mujer tiene el deseo inhibido cuando lo que le pasa es que no le apetece justamente cuando, como y donde le apetece a su amante o cuando se supone que les debe apetecer a los dos. Algo frecuente y natural, pues unos y otros somos diferentes a la hora de erotizarnos, y alcanzar la sincronía no es tarea fácil. Y dos, que al hombre le apetece siempre. O, por lo menos, casi. Algo que no es cierto en absoluto, porque una cosa es desear y otra es ponerse a propiciar el encuentro. No es lo mismo que te apetezca una ración de calamares a la romana que tener que preparártela. Muchas ganas tienes que tener para que te levantes del sofá y te metas en la cocina a enharinar el cefalópodo. Y si no te apetece hasta ese punto, por mucho que sea la hora de cenar, ¿entonces es que tienes inhibido el deseo de comer?

Es decir, que así como existe la tabla periódica de los elementos ¿hay una tabla del deseo, un departamento de pesos y medidas, alguien que juzga cuánto, cuándo y cómo y alguien que es juzgado…? Eso es pérfido. Recuerdo que hace mucho tiempo tuve un novio encantador. Era cariñoso y romántico, inteligente, apasionado. Un día se topó con un libro sobre sexo, y llegó a la conclusión de que tenía eyaculación precoz. “No me había dado cuenta de nada, cariño”, le aseguré. Su ritmo me gustaba, jamás eché de menos nada en la cama con él. Pero se emparanoió, empezó a psicoanalizarse… y la cosa perdió todo su encanto. Nuestra falta de información “científica” nos había hecho muy felices… hasta que a alguien se tomó la molestia de diagnosticarnos.

No permitamos que nadie eche cuentas con nuestro deseo, que nos diga cuánto y en qué situación debemos desear. Porque Eros es travieso, y no se deja agarrar cuando sabe que lo persiguen.


COMENTAR

 1 comentario
  •  ¿Pero cómo que Deseo Sexual Inhibido?  20 de octubre de 2013 15:30, por Amanda

    Muy interesante para mí, una persona como yo que sólo ha tenido sexo de verdad una vez en toda su vida y que se lo planteó como un experimento de laboratorio,
    me resultó una de las experiencias mas increibles de toda mi vida, ¡Cielos, lo que me he perdido durante 50 años!. Genial!!!!!!!!!!!, Increible, Wow.
    Me tuvo con una sonrisa de oreja a oreja durante toda una semana.

    Dicho así parece que debió ser la orgía del siglo, hasta recibí la felicitación de la cirujana que me llevaba las revisiones y para mí así fué ;)

    Bien, puesto el asunto bajo el microscopio y analizando lo que debiera haber ocurrido y no contando todos los detalles porque soy abierta pero no tanto,
    diré que si me hubieran sometido a examen la nota habría sido penosa. Vaya birria de polvo, nena con poco te conformas, vaya DSI que tienes....

    Tendría que haner ido corriendo a pedir corriendo la revisión del examen, ¡Oiga, como que un suspenso! si me salió de matrícula de honor, jajaja

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2020 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting